Porque detrás de una buena marca siempre hay una buena historia

¡Empresarios y empresarias! ¿Sabíais que muchas marcas conocidas en nuestro país han sido compuestas por dos o más nombres propios?

 

Esta afirmación pasaría desapercibida entre un par de cafés y una distendida charla si no fuera porque entre dichas empresas se encuentran Caprabo (Carbó, Prat y Botet); Panrico (Panificio Rivera Costafreda) y Marco Aldany (de Marcos, Alejandro y Daniel), entre otras. Ejemplos que no sólo nos llaman la atención y conocemos a la perfección, sino que me dan unas tremendas ganas de hablar de la historia de estas y otras marcas y de sus peculiares orígenes.

Caprabo

3683989695_c6faa82e5f

Todos escondemos un secreto, pero si tiramos de ese delgado hilo podemos llegar al origen de la cuestión. A la esencia, que es lo que más nos llama la atención. Porque somos curiosos y a la vez queremos que nos sorprendan con viejas historietas, hoy me he propuesto compartir algunas con vosotros.

 

Panrico

 

logotipo-largo_g-1

 

Como la de Enrique Loewe, un artesano alemán quien desde un pequeño taller de la calle Lobo de Madrid trabajaba con productos de marroquinería. Al cambiar de localización y querer llamar la atención en su nueva tienda, Loewe colocó un cartel gigante en la puerta con su nombre que se hizo famoso entre la alta sociedad madrileña.

 

Unknown

 

O la de la marca deportiva Adidas, a la que su fundador Adolf Dassler decidió ponerle un poquito de su nombre, y otro poquito de su apellido. Adidas ganó un gran reconocimiento en las olimpiadas cuando el equipo alemán de atletismo ganó la medalla de oro gracias al “agarre” de sus zapatillas al asfalto. Todo un logro para esta gran marca deportiva.

 

Adidas_Logo.svg

 

 

Tampoco me olvido de Toyota, que, aunque parezca mentira, su creador Kiichiro Toyoda le cambio la “D” por una “T” para que sus clientes pronunciaran bien el nombre. Antes de dedicarse a la automoción, Toyota tuvo gran presencia en el negocio textil gracias a la fabricación de telares. Con su cambio de “aires”, la empresa lanzó el eslogan “Moviéndose hacia delante”, simbolizando el movimiento de sus vehículos y el cambio de dirección de la empresa.

toyota-logo

 

¡Y no me quiero olvidar de mi favorita! No es un nombre, ni un apellido…Pero Isak Andik, fundador de MANGO, tuvo la brillante idea de darle nombre de fruta a su marca por sus buenos recuerdos en las Filipinas. Original e inimitable.

TUF4Y5sn

Ya veis que en muchas ocasiones las grandes bombas de relojería se esconden detrás de una combinación de simplicidad, originalidad y espontaneidad. A lo largo de los años he aprendido a jugar, a combinar en mis rediseños y apostar por lo diferente para marcar un antes y un después en la historia de mis clientes.

 

“Muchos de los proyectos en los que trabajo parten de un diseño de marca en el que falta contar esa historia. Tener esa anécdota presente en su forma y expresión. Nombres, letras e ideas que dan como resultado una renovada imagen, más llamativa y con personalidad”

 

¿Y por qué os recomiendo ese cambio? Porque un buen diseño es nuestra carta de presentación, es la esencia de nuestra empresa y lo que enseñamos a nuestros clientes. Es la cara de nuestro negocio. Y a todos nos gusta vernos guapos. ¿O no? 😉 #muacdesign

 

 

 

})(jQuery)